entrevista: mario Moreno

Nutrición y Muay Thai

 

¡Hola! En esta ocasión tenemos el placer de entrevistar a Mario Moreno, Fuel 4 Fighters; especialista en nutrición para deportes de contacto.

Como ya sabemos; la nutrición, de la mano del descanso, la salud mental y la preparación física adecuada entre otros factores, influyen de manera directa en el rendimiento de los deportistas y mucho más en deportes de categoría de peso dónde el primer obstáculo antes de la competición es la báscula.

Por este motivo, nos hemos sentado a hablar con más detalle y calma de lo que permiten las redes sociales de un tema al que, como deportistas y entrenadores/as, deberíamos de prestar cada vez más atención.

¡Allá vamos!

Hemos trabajado mano a mano durante estos últimos años y hemos disfrutado de verte crecer como profesional y especializarte en deportes de contacto y categoría de peso, nos gustaría profundizar un poco más en tu labor y que la gente conociera un poco más tu trabajo.

¿Puedes contar cuál es la función que un nutricionista deportivo tiene en la carrera de un deportista?

 

«El nutricionista deportivo es el encargado de guiar y formar al atleta en lo relativo a su alimentación y composición corporal, buscando siempre favorecer el rendimiento en su disciplina y mantener un adecuado estado de salud.

Por tanto, el papel del nutricionista deportivo debe ir mucho más allá de elaborar la pauta nutricional que permita la consecución de los objetivos propuestos. 

También debe ayudar al atleta a mantener una buena relación con la comida y a disfrutar de sus alimentos favoritos, así como de su vida social.

Cabe destacar que en los deportes por categoría de peso, es crucial el papel del nutricionista de cara al control de la composición corporal y la elección de la categoría de peso, puesto que es habitual que esta elección cause problemas a lo largo de la carrera del deportista, los cuales pueden ser evitados tomando las decisiones correctas desde el comienzo de esta.»

Este es un tema polémico, en deportes de categoría de peso es habitual que todavía se sigan haciendo prácticas poco seguras  para los deportistas, ¿crees que debería de existir alguna regulación por parte de las promotoras o federaciones al respecto?

«No es fácil regular este tipo de prácticas, puesto que los medios necesarios para ello suponen un gasto elevado para este tipo de organizaciones. Un claro ejemplo es el sistema utilizado por One Championship, a través del cual se monitoriza y se lleva a cabo un seguimiento del peso y la hidratación de los peleadores, evitando con ello que se realice una manipulación aguda del peso.

Sin embargo, esto requiere de la presencia de los peleadores con varios días de antelación en el lugar del evento, además de un importante gasto económico, lo cual es inviable en el caso de eventos amateur o incluso profesionales no organizados por grandes promotoras.

Una alternativa más sencilla, sería la de controlar el peso de los atletas justo antes de subir al ring o al octágono, estableciendo que el atleta no pueda superar en un determinado porcentaje el peso oficial. Con esta estrategia se podría hacer distinción entre atletas amateur y profesionales, por sexos y entre diferentes tiempos transcurridos desde el pesaje hasta la competición.

Por ejemplo, establecer un límite de peso un 5% superior a la categoría cuando transcurran 12 h desde el pesaje al evento. En este caso, un atleta que pese 70 kg en el pesaje oficial, no podrá superar los 73,5 kg justo antes de competir. De esta forma, nos aseguramos de que la estrategia de pérdida de peso llevada a cabo por el atleta no ha sido demasiado agresiva, ya que de haberlo sido, no podrá recuperar todo ese peso y perderá esa ventaja que buscaba.

Sin embargo, la mejor estrategia a llevar a cabo es la de formar a los atletas y sus equipos (entrenadores, nutricionistas…) para que tengan nociones básicas sobre la gestión del peso. El conocimiento de los posibles riesgos para el rendimiento y la salud de los atletas debido a las malas prácticas y los beneficios de tomar buenas decisiones, es la mejor forma de evitar que se ponga en riesgo la salud (y el rendimiento) de los y las atletas.»

¿Se podría instaurar una manera más segura para controlar los pesajes en competiciones amateur?

Cuéntanos qué sería lo ideal desde tu opinión y experiencia como profesional.

«La que he descrito en la pregunta anterior podría ser una buena forma de regular estas prácticas y evitar riesgos.

Debemos hacer distinción entre las diferentes etapas de la carrera amateur. No será lo mismo alguien que está haciendo sus primeras competiciones para probar, que alguien que está a unas cuantas peleas de dar el salto a profesional. En el primer caso, el peso no debería preocupar al atleta, ya que la prioridad debe ser el rendimiento y las sensaciones. En el segundo caso, sí debemos prestar atención al peso, probando las estrategias que se llevarán a cabo durante la carrera profesional.

En este caso es especialmente relevante el papel del entrenador, puesto que normalmente es el encargado de recomendar al atleta cuál debe ser la categoría de peso a escoger. De ahí la importancia de que los entrenadores tengan una buena formación en este campo, instando por su parte a los atletas a mantener una adecuada composición corporal y una buena relación con la comida, sin llevar a cabo prácticas arriesgadas.»

Haces una labor de concienciación y divulgación espectacular en redes sociales: ¿Cuáles son los mitos que crees que aún tenemos presentes en las preparaciones deportivas y deportes de categorías de peso.?

«El que sin duda considero que está más extendido es el miedo a los carbohidratos y al consumo de una elevada cantidad de energía.

Esto se debe al miedo a subir de peso y a que muchos atletas piensan que deben comer siguiendo las mismas recomendaciones que una persona sedentaria. Sin embargo, un atleta necesita cubrir sus necesidades energéticas, las cuales suelen estar muy aumentadas respecto a la población general y proporcionar suficiente cantidad de carbohidratos para disponer de energía durante sus entrenamientos.

Otro muy habitual y aún más peligroso es el de pensar que se puede mantener durante toda la temporada un porcentaje graso excesivamente bajo. A menudo, con el objetivo de dar un peso inferior, se busca mantener un porcentaje graso que dista de ser saludable durante demasiado tiempo. Para mantener este porcentaje graso, se suele incurrir en una baja disponibilidad energética clínica, lo que puede conducir a numerosas alteraciones a nivel físico y psicológico, todas ellas englobadas dentro del síndrome de RED-S.

A lo largo de la temporada, la composición corporal del atleta debe variar, consiguiendo con ello puntos donde el rendimiento sea máximo y otros puntos en los que prioricemos la salud.
Por último y muy relacionado con el anterior, algunos atletas piensan que la pérdida de peso aguda (lo que conocemos como “corte de peso”), siempre debe evitarse y que es preferible reducir el porcentaje graso tanto como sea posible con el fin de evitar este procedimiento.

Sin embargo, siempre que escojamos las estrategias adecuadas para llevarla a cabo y se cumpla con los márgenes establecidos como seguros, la pérdida de peso supondrá menos inconvenientes a nivel físico y psicológico que reducir el porcentaje graso en exceso.»

¿Puedes hablarnos de las diferencias que existen entre hombres y mujeres a la hora de dar el peso? El papel de las hormonas, menstruación y diferencias fisiológicas que existen y cómo estas pueden influir en el rendimiento o a la hora de conseguir dar un peso.?

«Es muy importante tener en cuenta las diferencias entre la composición corporal de hombres y mujeres (las mujeres tienen un mayor porcentaje graso y por tanto menor masa magra y menor cantidad de agua corporal), así como las diferencias hormonales entre ambos sexos.

Si bien en hombres la respuesta a la pérdida de peso aguda será bastante predecible y no fluctuará excesivamente (aún así, siempre debemos tener en cuenta el entorno hormonal, como por ejemplo los niveles de cortisol), en mujeres la respuesta variará según la etapa del ciclo menstrual en la que se encuentre, puesto que las variaciones hormonales a lo largo de este pueden alterar la composición corporal, la utilización de sustratos, el equilibrio de fluidos y la termorregulación. Además, en cada mujer las hormonas fluctuarán de diferente manera, por lo que será necesario un trabajo conjunto entre atleta y dietista para observar cómo se comporta el peso a lo largo del ciclo y cómo puede esto afectar a la pérdida de peso aguda.

En concreto, en los momentos del ciclo en los que el estradiol se encuentra más elevado existe una mayor retención de líquidos, por lo que será más difícil manipular el peso utilizando estrategias para la manipulación de los fluidos corporales, como son la carga y descarga de agua, la reducción del sodio o la sudoración. Sin embargo, cuando la progesterona se encuentra elevada, la temperatura corporal aumenta y en este momento existe mayor riesgo de sufrir un golpe de calor cuando se utilizan métodos para inducir la sudoración.

Por tanto, debemos tener muy en cuenta el punto del ciclo en el que se realizará el pesaje, evaluar el comportamiento de los ciclos anteriores y planificar de forma correcta las estrategias que llevaremos a cabo en función del entorno hormonal que nos vamos a encontrar.

Por estos motivos, la pérdida de peso aguda en atletas femeninas debe ser más moderada y debemos tenerlo en cuenta a la hora de elegir la categoría de peso. Además, debemos plantear la estrategia de forma diferente dependiendo de la fase del ciclo, de forma que si prevemos que el estradiol se encontrará elevado durante la semana del corte de peso, debemos dar énfasis a la pérdida de grasa durante las semanas previas, llegando en un porcentaje graso más bajo y evitando con ello tener que depender en exceso de la manipulación de fluidos.»

En relación los temas que hemos abordado con anterioridad, ¿verías interesante implantar diferencias en los pesajes femeninos y masculinos? O igual simplemente con tener unas pautas y normas claras en este aspecto se podrían evitar problemas a las deportistas en particular?

«Una vez más, considero que lo más importante es la formación y el conocimiento. Si se elige correctamente la categoría de peso y se evita ir al límite, se evitan problemas. Dada la dificultad para implementar esas diferencias y controles en los pesajes, lo más importante para las atletas es tomar buenas decisiones, conocer su cuerpo y monitorizar sus ciclos para saber cómo responden ante los diferentes cambios hormonales. Y por supuesto, ser conscientes de que las limitaciones fisiológicas existen e intentar actuar contra ellas puede tener consecuencias negativas para el rendimiento y la salud.

Aprovecho esta pregunta para comentar que es muy habitual ver a atletas femeninas compitiendo en categorías de peso inferiores a las que deberían. Esto implica mantener una baja disponibilidad energética y en ocasiones un porcentaje graso excesivamente bajo (estas dos circunstancias, no siempre van de la mano), conlleva un deterioro importante del metabolismo y afecta gravemente a la producción hormonal.

Normalmente, esta situación se debe a que en las categorías de peso superiores hay menos rivales y menos posibilidad de competir. Sin embargo, dado que es una práctica habitual, este problema se podría solucionar si se cambia la mentalidad y las mismas atletas competirían en categorías de peso superiores mejorando su rendimiento y su estado de salud. En la actualidad, es muy común que las atletas practiquen entrenamiento de fuerza y esto conduce a un aumento de la masa muscular, por tanto, para mantener el mismo porcentaje graso, el peso debe ser superior. Si intentamos mantener la misma categoría de peso con un porcentaje de masa magra muy superior, la disponibilidad energética disminuye y aparecen los problemas.

Como siempre digo, salud y rendimiento van de la mano. Si perjudicas tu salud, tu rendimiento se verá afectado.»

 

Muchísimas gracias por responder a nuestras preguntas. 

Para todas las personas que estén interesadas en contactar con Mario, lo pueden hacer a través de su Instagram.